martes, 6 de octubre de 2009

UN BESO DE ENCENDIDA LLAMA.

UN BESO DE ENCENDIDA LLAMA.

¡Llama, flama,
en llamarada de un beso!

***
Beso, y en mi rezo al cielo
quiero que en mi plegaria,
darte mis preces, y velo,
en exaltación incendiaria,
la encendida llama de un beso.

Flama, que vibra en el roce,
y tiembla y trepida el frote
del aliento con aliento, y el goce
el alma en delirio y trote,
en el beso de encendida flama.

Labio que muerde el beso,
mimo y fricción que en embeleso,
y al borde del filo del canto,
me derramo en febril encanto,
con melodías que me dan tus labios.

Canto y me encanta, de tus labios
beso, y beso con pasión intensa
aunque agudo de dolor inmensa,
te siento, y renuncio a mis resabios
y te beso y muerdo tu pasión y canto.

¿Y las notas sublimes del corazón intenso?
Se entrelazan y se acomodan en un beso.
Y, eso, que es tuyo y mío, ¡qué embeleso!
Beso profundo de un verdadero amor,
beso de ensueño, beso de los dos.

Autor: Edmundo Icaza Mendoza
10:00 a.m. del 19 de abril de 2009
Colonia 4 de Mayo. Zaragoza. EDICAMEN.

UN BESO DE ENCENDIDA LLAMA.

UN BESO DE ENCENDIDA LLAMA.

¡Llama, flama,
en llamarada de un beso!

***
Beso, y en mi rezo al cielo
quiero que en mi plegaria,
darte mis preces, y velo,
en exaltación incendiaria,
la encendida llama de un beso.

Flama, que vibra en el roce,
y tiembla y trepida el frote
del aliento con aliento, y el goce
el alma en delirio y trote,
en el beso de encendida flama.

Labio que muerde el beso,
mimo y fricción que en embeleso,
y al borde del filo del canto,
me derramo en febril encanto,
con melodías que me dan tus labios.

Canto y me encanta, de tus labios
beso, y beso con pasión intensa
aunque agudo de dolor inmensa,
te siento, y renuncio a mis resabios
y te beso y muerdo tu pasión y canto.

¿Y las notas sublimes del corazón intenso?
Se entrelazan y se acomodan en un beso.
Y, eso, que es tuyo y mío, ¡qué embeleso!
Beso profundo de un verdadero amor,
beso de ensueño, beso de los dos.

Autor: Edmundo Icaza Mendoza
10:00 a.m. del 19 de abril de 2009
Colonia 4 de Mayo. Zaragoza. EDICAMEN.

TIEMPO

TIEMPO

¡Lo mejor de lo vivido,
es el tiempo nuestro!

***
Tiempo, llévame suavemente hasta sus brazos
-porque quiero en su regazo quedarme dormido-,
recuerda que es tiempo de nuestro fiel abrazo,
puro, limpio y tierno; bello y sencillo.

Tiempo, no me des su olvido, ya ves
que siempre añoro, y de sus momentos
vivo, llévale pronto contigo mis suspiros,
de este su eterno y fiel enamorado.

Tiempo, llévale este beso casto y cristalino,
y que en su corazón adamantino, brille
como un sol de múltiples colores, ¡oh, dolores!
que por ella estoy sufriendo ¡mal de amores!

Tiempo, aleja los sufrimientos, me siento morir,
yo la quiero, que de mis anhelos siento el vivir,
de su dulzura el momento, ¡oh, amor puro,
dile lo que siento, llévale por favor mis sentimientos.

El tiempo es nuestro tiempo,
lo mejor del tiempo que vivimos los dos.


Autor: Pedro Edmundo Icaza Mendoza
11:03 a.m. del 11 de noviembre de 2008.
Colonia 4 de Mayo. Zaragoza. EDICAMEN.

TU RISA VIENE ENTRE LA BRISA

TU RISA VIENE ENTRE LA BRISA

¡Alegría siento al recibir de la brisa
tu encantadora risa!

***
Viene entre la brisa, tu risa.
Y de la mañana, sin ninguna prisa,
quiere oír del viento
la cadencia de tu melodía,
y pienso, ¡oh, céfiro y qué contento!,
que traes para mí la armonía.

Tu voz es un canto que endulza mi alegría,
y me envuelvo en el propio manto de tu luz,
para sentir del día, el triunfo del esplendor,
y sentirte cerca, y sentirte mía.

El cielo se abre en espléndido azul,
que matizado en azul profundo, azul marino,
entre nubes blancas, y en emoción que vino,
unge mi corazón en temblor de azur.

Y al abrir tus labios floreció la mañana, en alas
de una canción, tocada por la brizna de tu sonrisa,
y en el deleite de mi ardiente ensoñación,
se abre una rosa, al recibir placentera tus risas.

Oh, canto. Oh, brisa. Toques de cuerdas,
que pulsan en mi ánimo matinal, mis fibras,
que se hacen notas, acordes y cantos divinos,
¡Risa que se vuelve brisa, y brisa que me besa el alma!

Autor: Edmundo Icaza Mendoza
9:40 a.m. del 13 de Septiembre de 2008.
Colonia 4 de Mayo. Zaragoza. EDICAMEN.

TU OLOR ME VUELVE LOCO

TU OLOR ME VUELVE LOCO

¡El sí, es la inyección que necesito
de tu amor, para calmar mi locura!

***
Ay, amor, ¿por qué me tienes tan dolido?
No ves que el dolor es malo para la mente,
el corazón y los oídos?
Ya no pienso, ya no oigo ¿y mi corazón?,
a veces como que quiere dejar de latir;
y creo, cómo que siento, que ya no soy yo,
y lo cierto, es que ya no veo.¡Ay amor! ¡Ya no veo,
ya no siento, ya no pienso!
Y como que ya, en esta vida perdido estoy,
y me pierdo sin saberlo, ¡Por Dios!,
en un mar de laberinto y de marañas voy.

Ay, amor, y que dolor siento en el alma.
¿Y cuándo me vas a dar el sí, para calmarla?
Ay, amor, déjame respirar, ─y respirarte─
y aspirar tu olor, tu aroma,
y aunque me vuelva más loco de lo que soy,
por ti mi amor, prefiero estar loco, pero loco
por tu amor.

¡Cuándo me vas a dar el Sí!
¡Anda… por favor! ¿Sí?

Edmundo Icaza Mendoza
Sab Sep 01, 2007 5:37 am

¡SUEÑOS DESPIERTOS!

SUEÑOS DESPIERTOS

¡Yla, los versos vienen
en sueños despiertos!

***
Voy recorriendo el mundo de los versos
en búsqueda de mieles para los míos.

El impulso advierte de los sueños
(que despierto vienen,
y que hacen cabriolas en los
(quebrantados sueños,
y que hoy crean de mi ánimo
(requerido,
los precisos momentos para abrigar mi alma,
de un sentimiento y de su nutriente,
que fortalezca el abatido corazón mío.

Y encontré signos y símbolos que
(no entendía,
y me quedé pensativo,
o impensando, de todo lo que bailaba
a mi alrededor.
De cosas y formas
y de algo, que parecían
(sombras o sospechas!
pero en el imposible de sustraerme,
como en un suave movimiento,
(mentalmente absorto,
que mecido acompasadamente,
(en el mismo sitio,
--en el que ya no me encontraba--,
y en la brevedad del lapso de tiempo,
más o menos largo, más menos breve,
era en el mismo sitio,
(del que me había ido.

El viento de ideas vino a mi mente,
y de la idea a ella, una corriente,
de un aire que me mueve,
(de un lugar a otro, sin moverme
Y de la toma de forma y de vida,
Y que ya vista,
no en la posibilidad de actuar,
sino en la personificación misma,
(de la acción,
y lo que aparecerá en la memoria,
de aquellas circunstancias
(ya olvidadas, pero que son,
en la razón de ser ¡De lo qué es!

Y el viento lleva y trae y habla,
de los recuerdos que se atesoran.
--y en el que se siente la inclinación--,
de los sentimientos íntimos
(de aquella atmósfera,
en la que se desliza
en la soledad delicada,
de la misma ausencia,
pero que retenida por la nostalgia
(de los recuerdos,
ya apilados en el rincón sacrosanto,
de aquellas huellas,
son fórmas indelebles, de lo que ni se borra,
ni se olvida,
y que sensiblemente
van tejiendo lo que queremos,
para el hoy y el mañana de lo deseado.

Yla o Haly, talvez es un sueño!!

Edmundo Icaza Mendoza
1:58 a.m. Domingo Mayo de 2007.

¡TU LUZ ES MI ALEGRÍA!

¡Sereno,
me abro por entero a la verdad!

***
Siento hoy la alegría abierta
al rendir tributo limpio
al delicado instante de un momento dado.

Y al asomarse mi alma
a la alegría de la vida,
busca serena su recogimiento espiritual.

Siento, entonces, en mi sentir,
«Tu Luz en mi entendimiento»,
convirtiéndose "Tu Gozo", en el deleite de mi gozo.

Creciendo, así, en mi meditación espiritual.
Y en el gozo de ello, de mi voluntad en crecimiento.
¡Porque eres y serás, la «Luz» en mi incansable actuar!

¡Luz y verdad... en este mar de lágrimas!


Edmundo Icaza Mendoza.
Sab Sep 29, 2007 1:25 pm

¡TU LUZ ES MI ALEGRÍA!

¡TU LUZ ES MI ALEGRÍA!

¡Sereno,
me abro por entero a la verdad!

***
Siento hoy la alegría abierta
al rendir tributo limpio
al delicado instante de un momento dado.

Y al asomarse mi alma
a la alegría de la vida,
busca serena su recogimiento espiritual.

Siento, entonces, en mi sentir,
«Tu Luz en mi entendimiento»,
convirtiéndose "Tu Gozo", en el deleite de mi gozo.

Creciendo, así, en mi meditación espiritual.
Y en el gozo de ello, de mi voluntad en crecimiento.
¡Porque eres y serás, la «Luz» en mi incansable actuar!

¡Luz y verdad... en este mar de lágrimas!

Edmundo Icaza Mendoza.
Sab Sep 29, 2007 1:25 pm

TRANQUILIDAD DE VIDA

TRANQUILIDAD DE VIDA

¡Mi tranquilidad,
tiene su propio significado!

***
Vida tranquila
y tranquilizable,
suave,
pasajera
y deleitable,

fluida y placentera
sin agitación
ni prisa,
en el significado del gesto,
en el de uno
y el interpretado.
¡Vida tranquila…!

Tranquilidad, que hasta la acomodo
en el placer
de la lectura,
y en la lectura placentera.

Vida suave y tranquila.

Autor: Edmundo Icaza Mendoza
Vie Abr 11, 2008 11:29 am

viernes, 2 de octubre de 2009

TIERNOS EMBELESOS

TIERNOS EMBELESOS

¡Tardes de abril,
que me traen recuerdos de afectos puros!

***

Dulce voz que se discurre entre mis versos,
dulzura nacida en mi alma, y que en éstos,
siento la tranquilidad de cielo de sus besos,
que mecen, ¡Oh, vuelo! ¡Oh, tiernos embelesos!

Y de estos embelesos la belleza de gozo natural,
en el que oigo un mundo, el mundo de mi ideal,
mundo que busco en deleite para mi azarosa vida,
el que sorbo con delicia, gusto y gozo espiritual.

Quiero tiernas melodías en tardes silenciosas, deliciosas,
¡y sentimentales!; escuchar el canto de los pajaritos
que “pidiendo agua” desde las tardes de abril,
me acarician sus cantos con airecillos en vuelo febril.

Y que anunciando las lluvias del mes de mayo, cantan,
trinan y brincan, y me traen recuerdos de afectos puros,
tejidos en mi trasquilad, y en la que bailan evocaciones,
para satisfacción mía, ¡aquellas que siempre me encantan!

Autor: Pedro Edmundo Icaza Mendoza
5:17 p.m. del 10 de abril de 2008
Colonia 4 de Mayo. EDICAMEN

SUEÑOS DESPIERTOS

SUEÑOS DESPIERTOS

¡Yla, los versos vienen
en sueños despiertos!

***

Voy recorriendo el mundo de los versos
en búsqueda de mieles para los míos.

El impulso advierte de los sueños
(que despierto vienen,
y que hacen cabriolas en los
(quebrantados sueños,
y que hoy crean de mi ánimo
(requerido,
los precisos momentos para abrigar mi alma,
de un sentimiento y de su nutriente,
que fortalezca el abatido corazón mío.

Y encontré signos y símbolos que
(no entendía,
y me quedé pensativo,
o impensando, de todo lo que bailaba
a mi alrededor.
De cosas y formas
y de algo, que parecían
(sombras o sospechas!
pero en el imposible de sustraerme,
como en un suave movimiento,
(mentalmente absorto,
que mecido acompasadamente,
(en el mismo sitio,
--en el que ya no me encontraba--,
y en la brevedad del lapso de tiempo,
más o menos largo, más menos breve,
era en el mismo sitio,
(del que me había ido.

El viento de ideas vino a mi mente,
y de la idea a ella, una corriente,
de un aire que me mueve,
(de un lugar a otro, sin moverme
Y de la toma de forma y de vida,
Y que ya vista,
no en la posibilidad de actuar,
sino en la personificación misma,
(de la acción,
y lo que aparecerá en la memoria,
de aquellas circunstancias
(ya olvidadas, pero que son,
en la razón de ser ¡De lo qué es!

Y el viento lleva y trae y habla,
de los recuerdos que se atesoran.
--y en el que se siente la inclinación--,
de los sentimientos íntimos
(de aquella atmósfera,
en la que se desliza
en la soledad delicada,
de la misma ausencia,
pero que retenida por la nostalgia
(de los recuerdos,
ya apilados en el rincón sacrosanto,
de aquellas huellas,
son fórmas indelebles, de lo que ni se borra,
ni se olvida,
y que sensiblemente
van tejiendo lo que queremos,
para el hoy y el mañana de lo deseado.

Yla o Haly, talvez es un sueño!!

Edmundo Icaza Mendoza
1:58 a.m. Domingo Mayo de 2007.
¡SOMOS!

¡Somos uno, dos ¿o cuántos!

***
Yo
Soy
Vos

Vos
Soy
Yo

Los
Dos
Somos
Tres.

Los
Tres
Somos
¡El mañana!

¿El mañana…?
¿El porvenir?
¡Vos, yo y él
¡Somos tres...!

Edmundo Icaza Mendoza.
Sab. Oct 27, 2007 5:24 p.m.

SISMO DE PASIÓN INTENSA

SISMO DE PASIÓN INTENSA

¡Tu imagen entre música y gotas de lluvia,
despertó un sismo de pasión intensa!

****

Dejando volar mi imaginación entre música y giros,
mi pluma empezó suavemente a derramar sus versos,
por esas emociones repentinas que tus líneas provocan,
¡Imagen palpitante! ¡Lluvia en el torbellino de delirios!

Yo soy tu fuego y pasión, ¡te amaré, te juro bajo la lluvia!,
y repasaré uno a uno, y de eso, te aseguro, cada curva
de tu cuerpo, entre libaciones ¡Oh, manjares de los dioses!,
que yo beberé tallándote con el estruendo de mis voces.

Y a cada paso, afinaré mi pluma, y que salgan esos versos,
que te quieren lucir entre música delirante y lluvia fascinante,
esa imagen que me lleva a parajes placenteros, deleitables,
en vuelos celestiales, saboreando la bebida de tus dulces vinos.

Y en esta pasión intensa, me sumerjo para apagar tu fuego,
entre música y lluvia, me encuentro en el mismo epicentro,
agarrándome duro en tan violento sismo, que en vilo me sacude,
y cimbra el mismo centro ¡Pasión intensa de mi alma pura!

Edmundo Icaza Mendoza
10:35 p.m. del 19 de Enero del 2008.

SIENTO...

SIENTO…

¡Lo que podría devenir,
es harto más que claro!

...

Siento que es lo que…

¡Es mi alma en pedazos
que la reparto a jirones
entre lo que podría haber sido
y no pudo, o que no fue!
Porque no podría haber sido.

¿O es predestinación?

No, son bagajes de la vida.
Incluso que pasa al uncir el camino
[con las mejores bridas,
y que se nos van de la mano
aun sosteniéndolas muy fuertes,
y viéndolos venir en el entonces,
de los corcoveos que da la misma,
en ese espacio de tiempo permitido,
aún apretando la cincha.

Vida tranquila vivida.
Suave,
deleitable,
sin prisa,
florida y placentera.
¡Eso quisiéramos de la vida!
Pero cada gesto tiene un algo,
un signo me dirían, un significado pienso,
el del uno,
y el del otro,
interpretado,
y muchos son señales, que uno, caso
[omiso hace,
y lo que ha devenir harto más que claro.

Siento que es… mi alma en pedazos.

Edmundo Icaza Mendoza
Vie Jul 13, 2007 7:12 am
¿SERÁ ASÍ?

¡Se avivó en mí,
y brotó calladamente!

***
Hice este verso esta vez
y quise decirte
que tal vez, tú ya no me quieras,
aunque yo te quiera a ti.

O que sea al revés,
que soy el que ya no te quiera,
si bien tú me quieras a mí.

¿O será que los dos nos queremos?
¿Y no lo entendemos así?
Confuso sueño que brota
¡que yo ya no sé si te odio,
o que tú me odias a mí!

¿Habrá odio o hubo amor?
¿O será que una chispa suelta
anda todavía por ahí,
y que yace en último destello
para apagarse por fin?

Hice este verso
y quise decirte,
que tal vez
esta vez sí, que ya no te quiera a ti.

Autor: Edmundo Icaza Mendoza.
3:06 a.m. del 26 de febrero de 2008
Colonia 4 de Mayo. Zaragoza.

SENTADO EN UNA ROCA, TE ESCRIBO

SENTADO EN UNA ROCA, TE ESCRIBO
***
En el día mundial de la poesía
escribo para la Poneloya mía,
ese mar precioso de mi vida
que viéndolo en sus idas y venidas,
y sentado pensativo en una roca,
aguardo tu beso en la distancia.

Distancia que se hace más corta,
porque no las hay, entre dos poetas,
cuando declaran que se quieren tanto,
y que sus aguas como caricias de Dios,
úneles maravillosamente a los dos,
¡Oh, Mujer, lazo de olas de mis sueños!

Y entre la melodía de sus ondas en vaivén,
me transportan hasta el cálido de tu regazo,
para cobijarme en la alegría de tus senos,
¡Y, suspirar por las letras y por la poesía!
Que sos vos y soy yo en esta preciosa vida.

¡Y, del cofrecito de mi corazón, saco estos versos!
¡Entre las aguas cálidas del mar de mi Poneloya!

Autor: Pedro Edmundo Icaza Mendoza.
2:03 p.m. del 21 de Marzo de 2008
Colonia 4 de Mayo. Zaragoza. León, Nicaragua.
EDICAMEN

REVELACIÓN

REVELACIÓN

¡En un cerrar de ojos,
la revelación en rebeldía se entronizó,
aclamando lo antiguo y lo moderno!

***
Revelación
tan antigua y tan moderna.
Inédita, ignota, desconocida y tan sentida.
Revelación de mi interior,
y rebeldía que se transparenta
y que se asoma en la revelación:
tan rudimentaria y embrionaria y tan presente,
en el gozo y roce del ritmo futuro de la intensidad creciente.

Mañanas y noches, una tras una, ¡revelación!
Tiempo y clima en adormecimiento, ¡develamiento!,
que colándose en cada manifestación y en el levantamiento
del letargo anterior y de la ignorancia o inocencia,
transita en el candor y la purificación del hoy.

Y entre confusión y presencia, y entre ahogos,
y aturdido e impetuosos sentidos, se rebeló la revelación.
Y mis sentidos revelados se descubrieron en la inmensa felicidad.

La dicha, agarrándome con ánimo de la mano ─manjar revelado─
en el umbral de la vida, vidente juventud.

¿Que me sedujo entre albores de ensueños y fantasías?
¿Mi impaciencia? ¿Mi imaginación?
Sensación agradable. Inocencia vibrante en el despertar
de un silencio arrebatador.

¿Sueño y despertar? La fina luz del candil,
fue redoblándose en un tintinear
y en un temblar, alcancé lo antiguo y lo naciente.

Autor: Edmundo Icaza Mendoza
11:01 p.m. del martes 16 de febrero de 2009.
Colonia 4 de Mayo. Zaragoza. EDICAMEN.

jueves, 1 de octubre de 2009

LA CANCIÓN DEL ESPACIO

***

La distancia que hay de aquí a
una estrella que nunca ha existido
porque Dios no ha alcanzado a
pellizcar tan lejos la piel de la
noche! Y pensar que todavía creamos
que es más grande o más
útil la paz mundial que la paz
de un solo salvaje...

Este afán de relatividad de
nuestra vida contemporánea --es--
lo que da al espacio una importancia
que sólo está en nosotros, --
y quién sabe hasta cuándo aprenderemos
a vivir como los astros--
libres en medio de lo que es sin fin
y sin que nadie nos alimente.

La tierra no conoce los caminos
por donde a diario anda --y
más bien esos caminos son la
conciencia de la tierra... --Pero si
no es así, permítaseme hacer una
pregunta: --Tiempo, dónde estamos
tú y yo, yo que vivo en ti y
tú que no existes?

Alfonso Cortés
Poeta nicaragüense

A ROOSEVELT

***
Es con voz de la Biblia, o verso de Walt Whitman,
que habría que llegar hasta ti, Cazador!
Primitivo y moderno, sencillo y complicado,
con un algo de Washington y cuatro de Nemrod.
Eres los Estados Unidos,eres el futuro invasor
de la América ingenua que tiene sangre indígena,
que aún reza a Jesucristo y aún habla en español.

Eres soberbio y fuerte ejemplar de tu raza;
eres culto, eres hábil; te opones a Tolstoy.
Y domando caballos, o asesinando tigres,
eres un Alejandro-Nabucodonosor.
(Eres un profesor de energía,
como dicen los locos de hoy.)
Crees que la vida es incendio,
que el progreso es erupción;
en donde pones la bala
el porvenir pones.
No.

Los Estados Unidos son potentes y grandes.
Cuando ellos se estremecen hay un hondo temblor
que pasa por las vértebras enormes de los Andes.
Si clamáis, se oye como el rugir del león.
Ya Hugo a Grant le dijo: «Las estrellas son vuestras».(Apenas brilla, alzándose, el argentino sol
y la estrella chilena se levanta...) Sois ricos.
Juntáis al culto de Hércules el culto de Mammón;
y alumbrando el camino de la fácil conquista,
la Libertad levanta su antorcha en Nueva York.

Mas la América nuestra, que tenía poetas
desde los viejos tiempos de Netzahualcoyotl,
ha guardado las huellas de los pies del gran Baco,
que el alfabeto pánico en un tiempo aprendió;
que consultó los astros, que conoció la Atlántida,
cuyo nombre nos llega resonando en Platón,
que desde los remotos momentos de su vida
vive de luz, de fuego, de perfume, de amor,
la América del gran Moctezuma, del Inca,
la América fragante de Cristóbal Colón,
la América católica, la América española,
la América en que dijo el noble Guatemoc:
«Yo no estoy en un lecho de rosas»; esa América
que tiembla de huracanes y que vive de Amor,
hombres de ojos sajones y alma bárbara, vive.
Y sueña. Y ama, y vibra; y es la hija del Sol.

Tened cuidado. ¡Vive la América española!
Hay mil cachorros sueltos del León Español.
Se necesitaría, Roosevelt, ser Dios mismo,
el Riflero terrible y el fuerte Cazador,
para poder tenernos en vuestras férreas garras.

Y, pues contáis con todo, falta una cosa: ¡Dios!

Rubén Darío
(18 de Enero 1867 - 6 de Febrero 1916)
León, Nicaragua.